Menu

Cart

  

EXTRACTOS DE LOS DISCURSOS DIVINOS

      Saiprakashana.online

 

Discurso Divino

9 de febrero de 2020

Satsang de la tarde, Vientiane, Laos

 

(Refiriéndose a Su comitiva) He traído a todas estas personas conmigo porque quiero que ellos vean la devoción de los devotos de Laos por Swami, de modo que también puedan aprender algo. Ellos deben veros a vosotros y no al revés. Cuando Hanuman se consagró al Señor Rama, él también llegó a ser un dios. Cuando los demás veían a Hanuman, se sentían bendecidos. Allí donde está Hanuman, sin duda, también se encuentra Rama. Cuando Radha se consagró a Krishna, ella se volvió una diosa. Hoy, nosotros decimos «Radha-Krishna», con el nombre de Radha antes del de Krishna, debido a la devoción que ella tenía por Él. Por lo tanto, el devoto es más importante que Dios.

En una ocasión, el Señor Vishnu le preguntó a Narada:

—¿Quién es el mejor devoto?

Narada pensó que él mismo era el devoto más destacado, por lo que respondió con humildad:

—¡Oh, Señor! No me hagas sentir avergonzado, pues considero que yo soy el devoto más grande.

El Señor Vishnu decidió enseñarle una lección. Le dijo:

—Narada, quiero que hagas algo por Mí. Desciende a la Tierra y busca a una persona llamada Avi Sarkar (el anfitrión de Swami en Laos).

—¿Qué hace este Avi Sarkar? —preguntó Narada— ¿Acaso canta él Tú nombre todo el tiempo como hago yo?

—Ve a ver por ti mismo lo que él hace.

Así pues,  Narada fue a Laos y continuó buscando y buscando hasta que, al final, encontró a Avi Sarkar, que estaba ocupado con su trabajo de oficina, sin hacer nagarsankirtana en ningún momento. Narada no dejaba de preguntarse cuándo Avi Sarkar entonaría el nombre del Señor, a fin de poder comparar las veces que él mismo lo recitaba, respecto a las que lo hacía Avi Sarkar y saber así quién era el mejor.

Narada esperó durante mucho tiempo, pero no oyó a Avi Sarkar pronunciar ninguno de los nombres de Dios: ¡estaba ocupado con su trabajo! Al final, Narada siguió a Avi Sarkar a la escuela, donde vio a muchos niños y profesores recitando «Sai Ram, Sai Ram». También había devotos pronunciando «Sai Ram». Entonces, Narada se dio cuenta de lo que Narayana quería decir y pensó: «Que yo sólo me siente y recite el nombre de Dios, sin hacer nada más, no es un signo de grandeza. Cuando uno realiza el trabajo de Dios, enseñando a muchos otros a repetir el nombre, eso es un gran servicio».

(Dirigiéndose a los hermanos Jeswani) Ellos acaban de cantar Akhanda jyoti jalao, prema jyoti jalao, gyana jyoti jalao, que significa: «Al encender la lámpara, llevad luz a la oscuridad». El nombre del Señor representa la luz de la lámpara. No basta si  sólo tenéis luz en un hogar, pero, si enseñáis a otros cómo encender la llama de la devoción, entonces, sus vidas se volverán más radiantes y brillarán. Eso es mucho más importante que cantar el nombre de Dios vosotros mismos, pensando que sois grandes. Si podéis llevar a Dios a la vida de muchas personas y hacer que su existencia mejore, entonces, vosotros sois grandes devotos.

(Para leer el discurso entero en inglés, y para saber más acerca de la visita divina a Laos, se ruega pichar debajo):

 


Discurso Divino

20 de marzo de 2019

Vientiane, Laos

 

 En el Bhagawad Gita, el Señor Krishna dice:

na me parthasi kartavyam trishulokeshu kinchana

nanavaptam avaptavyam varta eva cha karmani

 (En los tres mundos, no hay trabajo prescrito para Mí.

Ni Me falta nada ni tengo necesidad de obtener nada;

Aun así, estoy comprometido con el trabajo).

 

Todos los grandes seres divinos han nacido de acuerdo a su propia voluntad divina y no como seres comunes. Los seres comunes han nacido conforme a la Ley del Karma, debido a lo que hicieron en el pasado, para experimentar su reacción y consecuencias. De forma irremediable, ellos han nacido en el vientre de su madre.

Los seres y grandes Avatares que conocéis, como Sai Baba, Buda y Jesús, nacieron por su voluntad, no a causa de su propio karma. Todos estos grandes Maestros no enseñan predicando, sino practicando en su propia  vida. ¿Qué clases de Maestros son éstos? Son Sathya Bodhaka: enseñan la verdad acerca de la vida.

El mundo os conduce a creer que podéis a ser felices con un poco más de dinero, un poco más de poder, una posición un poco más elevada o un poco más de nombre y fama. Entonces, los Maestros vienen a enseñar la verdad: «No, ¡esto no durará mucho tiempo! Lo que perdurará para siempre es que conozcáis vuestra propia naturaleza divina». 

Vosotros buscáis algo de placer, algo de comodidad, algunas facilidades en el mundo, todo lo cual estáis convencidos de necesitar, pero, más allá de eso, todo eso no os aporta felicidad permanente.

Hace mucho tiempo, un perro encontró un hueso, aunque no era un hueso muy bueno. El perro comenzó a roerlo. No había nada dentro, pero, con esperanza de encontrar algo en él, el perro se puso a morder y a masticar. Tras algún tiempo, empezó a manar sangre a causa de las heridas que el hueso produjo en la boca del perro, pero éste pensó: «¡Oh, el hueso está realmente jugoso!». Él disfrutaba del sabor de la sangre, sin darse cuenta de que ésta procedía de su propia boca y no del hueso. Del mismo modo, la felicidad en el mundo es fácil de obtener ―pensáis que estáis obteniendo felicidad del mundo―, pero, la verdadera felicidad proviene del interior,  no de algún lugar fuera.

Si el dinero proporcionara felicidad, las personas acaudaladas serían las más felices del mundo. Si el poder proporcionara felicidad, la gente más potentadas viviría felizmente. Si el nombre y la fama proporcionaran felicidad, entonces las personas más célebres serían las más felices del mundo. Sin embargo, si miráis a los ricos, ellos son los que tienen los problemas más abundantes del mundo; si miráis a los más poderosos, ellos tienen los problemas más monumentales del mundo; y, si miráis a los más famosos, sus problemas son los más conocidos de su tiempo. En vez de felicidad, ¡ellos enfrentan muchos problemas!

Una persona sencilla que está contenta con lo que Dios le ha dado, que está satisfecha con lo que tiene, es la más feliz de todas. Santosham param sukhan: no hay mayor alegría que el contento, la satisfacción. Ese contento sólo puede llegar cuando sabéis quienes sois y cuál es vuestra verdadera naturaleza. Cuando os hacéis conscientes de que sois divinos, de que sois parte de la divinidad, de que en verdad sois dioses, todas las aflicciones y preocupaciones desaparecerán.

 

(Para leer el discurso entero, se ruega pinchar debajo)


Discurso Divino

Torino

16 de abril de 2015

 

Dios está siempre presente. Cuando vuestro corazón se vuelve hacia Dios, seréis capaces de percibirlo a Él. Cuando vuestro corazón está lleno del mundo, perdéis la visión de Dios. El sol que brilla sobre la India es el mismo sol que también brilla sobre Italia. Ese sol y este sol no son diferentes. Es sólo la rotación de la Tierra lo que hace que el sol sea visible para estos países.

Cuando uno dice que Sathya Sai Baba es la Encarnación de ese Principio Divino, ¿cómo puede ser Él diferente aquí y diferente allí? ¿Cómo se puede decir que Él no existe ahora y que Él existía con anterioridad? ¿Cómo puede alguien decir que Él había venido y que Él se fue? No hay muerte para el principio eterno del Atma. ¿Cómo puede haber muerte para un Avatar? Son sólo los cuerpos los que perecen, no el Atma. Esto se aplica tanto a Mí como a vosotros, porque somos en verdad la misma encarnación del Atma.

La mente es la base para la Creación entera. Es la razón para la esclavitud o la liberación de todos y cada uno. Volved vuestra mente hacia Dios: estáis liberados. Volved vuestra mente hacia el mundo: estáis atados. Al igual que  la puerta respecto a la llave, si giráis la llave a la derecha, la puerta se abre; si la giráis a la izquierda, la puerta se cierra. La mente es la puerta. Si la abrís, veréis la verdad al otro lado.

Cuando estaba en Puttaparthi, a aquellos que no creían en Dios, les enseñé que Dios existe. A muchos entre vosotros que estáis aquí sentados os llamaban ateos. Muchos de vosotros no creíais en la existencia de Dios. Después de que llegarais a la proximidad de Bhagawan, aprendisteis la verdad de que Dios existe.

Sin embargo, pensasteis que Dios existía fuera como Sathya Sai Baba, como Jesucristo, como Buda o como lo describen otras religiones. Ahora, os estoy enseñando que Dios no existe fuera, que Él existe en el interior.

Esto es lo que también predicó Jesucristo. Primero, Él dijo: «Yo soy el mensajero de Dios». Jesús pensaba que Dios era diferente de Él. Pensó que Dios existía en el cielo y que Él mismo estaba en la Tierra para pregonar el mensaje. Entonces,  cuando estaba siendo crucificado, Jesús declaró: «Yo soy el hijo de Dios. Yo soy una parte de Dios; Dios es parte de Mí». Al final, una vez que Él renunció al cuerpo, realizó que Él y Su padre eran Uno. Ésta es la manera en que os estoy enseñando las lecciones superiores y las verdades más elevadas de la vida.

Todo lo que espero de Mis devotos es que no haya más charla ni discusión. Ahora debéis actuar para realizar vuestra Divinidad. Estoy rompiendo la ilusión de que vosotros sólo podéis ver a Dios yendo a un cierto lugar en un punto concreto del tiempo. Dios está ahí donde vosotros estáis; vuestra propia existencia es la prueba de la existencia de Dios. Sin embargo, saber la verdad y llegar a experimentarla son dos cosas distintas.

Yo siempre os llamo «encarnaciones de la Divinidad», «encarnaciones de la Verdad» y «encarnaciones del Amor», porque sé que vosotros ya sois Eso. Del mismo modo que tenéis que abrir la puerta para ver lo que se encuentra fuera, así debéis eliminar todo lo que no es Dios en vosotros, para ver lo que sois en realidad.

Dios existió antes de que viniera Sathya Sai Baba. Dios vino en la forma de Sathya Sai Baba. Él vendrá de muchas otras formas, incluyendo vuestro propio Ser Divino. Yo continuaré enseñándoos la misma verdad. No soy el maestro que permite a los estudiantes fallar y dejar la escuela. Hasta que aprobéis, debéis estudiar, una vez, otra vez, y otra vez.

 

(Para leer en inglés el Discurso Divino entero, y para conocer más sobre la visita divina, se ruega pinchar más abajo):


Discurso Divino

                            28 de abril de 2019                           

Satsang Privado en Monte Warning, Australia

 

Una madre estará feliz de dar cualquier cosa en el mundo por oír a su hijo llamarla «¡Amma!». Una persona que se ha enamorado está preparada para renunciar a lo que sea, sólo por escuchar muy feliz: «¡Oh, cariño! ¡Oh, mi amor! ¡Mi corazón!». Así también, el Señor está dispuesto a dejarlo todo cuando los devotos lo llaman por Su nombre. Me llena de regocijo escuchar el namasankeertana (canto de los nombres de Dios). Al igual que un hijo que llama a su madre o que un ser querido que llama a su amado o amada, cuando los devotos llaman a Dios cantando Su gloria, eso en verdad Me hace feliz.

 

harer nama harer nama harer namaiva kevalam

                      kalau nastyeva nastyeva nastyeva gatir anyatha                       

 (En esta Era de Kali, el único medio de redención es cantar el nombre sagrado de Dios. No hay otro modo, no hay otro modo, no hay otro modo).

 

En este periodo del Kali Yuga, cuando la mayor parte del mundo ha olvidado los nombres sagrados de Rama y Krishna, los nombres de Dios son en verdad vuestro principal refugio. El nombre de Dios es la barca que os lleva a través del océano del samsara (vida mundana).

 

hare krishna hare krishna

                                        krishna krishna hare hare                                        

hare rama hare rama

rama rama hare hare

 

Cada vez que decís «Hare Krishna Hare Rama», considerad que estáis remando vuestra barca, llevándola un poco más hacia la orilla. A pesar de que estéis estancados en algún lugar en medio del océano, vuestro Señor se encuentra en la orilla, esperando la llegada de vuestra barca a su destino final. Sólo el nombre  o nama es vuestra fortaleza y refugio.

Narada siempre estaba recitando el nombre de Dios: «Narayana, Narayana Narayana». Era muy devoto del Señor Narayana, y una vez le preguntó a Él:

—Señor, ¿estás feliz conmigo? ¿Soy Tu mejor devoto?

Esto es igual a lo que todos vosotros me preguntáis, ¿verdad?: «Swami, ¿soy un buen devoto? ¿Estás feliz conmigo ¿Estoy haciendo todo bien?». 

Narada también hizo esta pregunta y el Señor Narayana sonrió diciendo:

—No. (Risas) 

Narada estaba muy sorprendido y decepcionado, porque él viajaba por los tres mundos, recitando sin cesar el nombre de Narayana de forma ininterrumpida. Narada preguntó:

—Entonces, ¿quién es el mejor? Tengo curiosidad por saberlo. 

—Abajo, en la Tierra —respondió Narayana— vive un simple granjero; él es Mi mejor devoto. Sólo recita mi nombre tres veces al día, pero es mejor devoto que tú.

 

(Para leer entero el discurso divino en inglés y saber más sobre la visita divina, se ruega pinchar debajo):


Discurso Divino

1 de julio de 2019

Argentina

 

sarve bhavantu sukhinah

 sarve santu niramayah

sarve bhadrani pashyantu

 ma kaschid duhkhabhag bhavet

(Que todos sean felices, que todos tengan salud, que todos vean lo bueno y lo auspicioso en todas partes, que nadie tenga ningún pesar).

 

¡Queridas Encarnaciones del Amor y la Paz!

El ashram en Argentina se llama “Amor y Paz”. Mientras conocíamos el ashram, dos palabras llamaron nuestra atención: Amor y Paz (Swami pronuncia las palabras en español). Eso es lo que Me dijeron, pero, en realidad, la verdad sólo existe donde hay amor y donde hay paz. Sólo donde hay amor, hay paz. Por lo tanto, la paz es el fruto del amor, es el resultado del amor y el amor es la razón más importante por la que existimos. Dios se separó a Sí mismo para poder amarse a Sí mismo en toda Su Creación. Todo lo que Él esperaba de la Creación era que lo amaran de manera recíproca. El amor es la razón principal por la que todos vosotros estáis hoy aquí, porque vosotros amáis a Swami y Swami os ama a vosotros. Esa es la razón por la que estamos aquí juntos. Por lo tanto, el amor es el valor humano más importante. Esto es así porque, cuando un ser humano suma amor hacia sí mismo, en verdad se vuelve Dios, se vuelve divino.

¿Qué tipo de amor es éste? No sólo un amor cualquiera. El amor entre esposo y esposa también es amor, pero tiene algunos apegos y expectativas. El amor que existe entre una madre y su hijo se denomina amor vatsalya o amor de madre. Sin embargo, también es propenso a tener algunas expectativas. Asimismo, el amor entre amigos existe como amistad, pero, de nuevo, contiene algunas expectativas. Sin embargo, el amor que Dios espera es aquel que no tiene expectativas, apegos ni deseos y que está libre de todo esto. Donde sea que encontréis este tipo de amor, carente de expectativas, también encontraréis la paz como su propia sombra. De esta forma, todo el propósito de la existencia es desarrollar este tipo de amor, no sólo por Dios, sino por todos, a fin de que haya paz en el mundo.

Si, al final de vuestra vida, habéis desarrollado todo, pero no esta clase de amor en vuestro corazón, entonces, vuestra vida no habrá sido de mucho propósito. Debéis aprender a amar por el amor en sí y por nada más. Narasimha Murthy ya ha dicho todo lo que tenéis que hacer. No tengo nada más que añadir. Todo lo que quiero de vosotros es que seáis capaces de amar a Dios, como él dijo, «al Señor», y también amar a todos, amar a «todos» (Swami pronunció estas palabras en español). (Aplausos)

 

(Para leer discurso divino completo en inglés, y para saber más sobre la visita divina a Argentina, se ruega pinchar debajo):


Discurso Divino

27 de agosto de 2019

Singapur

sarve bhavantu sukhinah sarve santu niramayah

sarve bhadrani phasyantu ma kaschid dukhabhag bhavet

(Que todos sean felices, que todos tengan salud, que todos vean lo bueno y lo

auspicioso en todas partes, que nadie padezca ningún sufrimiento).

 

Cuando ofrecemos esta oración, no sólo rezamos por nuestros seres queridos, nuestros amigos, nuestra comunidad y nuestro país, sino por el bienestar, la paz, la felicidad y la salud de toda la humanidad; de hecho, por el mundo entero. Eso también incluye los árboles, las aves, los animales y toda la naturaleza. Rezamos por todos y cada uno de los seres, en todas partes. 

Hoy, el mundo necesita buenos ejemplos en todos los niveles, porque un buen ejemplo, ya sea de un individuo, de una institución o de una nación, puede hacer que el mundo sea mejor.

Me sentí muy feliz cuando caminamos por todo el lugar. Aunque he estado en otros hogares de atención para mayores, algunos también en la India, el de aquí muestra una diferencia. La mayor parte de los hogares para mayores son, por lo general, centros o instituciones, pero éste es realmente un hogar. Se le llama hogar porque éste es un lugar donde vive una familia, no sólo pacientes, médicos, cuidadores y personal de asistencia, y este sentimiento de un hogar familiar es lo que experimentamos cuando estuvimos dando una vuelta por aquí. Fuimos al pabellón de demencia y una anciana agarró Mi mano, diciendo en tamil: «Kutumbam, kutumbam: esto es como una familia. Todos nosotros nos sentimos felices aquí, todos como una familia». La anciana Me invitaba a ser parte de su actividad, pero, desafortunadamente, debido a la falta de tiempo, tuve que rechazar su oferta. Sin embargo, ella se sentía tan feliz, que no dejaba de decir que no sólo ella estaba contenta, sino que todos en aquel lugar también lo estaban. Por eso rezamos así: «Que todos sean felices». 

Swami le está enseñando al mundo cómo debemos cuidar de nuestros mayores. Cuando eran capaces de trabajar duro en plena juventud, ellos contribuyeron mucho a la sociedad en su conjunto, a través de sus profesiones, de su conocimiento y de sus habilidades y trabajo duro. Todos ellos han contribuido para hacer que el mundo sea hoy mejor de lo que lo era antes, por lo que, ahora, es nuestro deber expresar nuestra gratitud a nuestros mayores, no sólo como miembros de la familia, sino también como sociedad.

(Para leer entero el discurso divino en inglés y saber más acerca de la visita divina a Singapur, se ruega pinchar  más abajo)


Discurso Divino

17 de diciembre de 2018

Nigeria

En la India, se dice que aquellos que poseen una mente con amplitud de miras consideran al mundo entero como su propia familia. Sólo quien tiene una mente estrecha piensa que unos le pertenecen y otros no. Este ideal de una familia global ―de que toda la humanidad es una familia― es algo que puede verse hoy aquí. Aunque pertenecen a distintas partes del mundo, todos aquí se reúnen como una familia para celebrar un encuentro con los niños, el personal laboral, los médicos, los profesores y nuestros muy queridos invitados.

Donde hay bondad, ahí se encuentra Dios, y donde se halla Dios, hay abundancia. Aquí hay bondad, por lo que Dios está aquí y, puesto que Dios se encuentra aquí, este lugar está creciendo cada día. En tiempos venideros, esta escuela se convertirá en una universidad y el hospital general se convertirá en un hospital cardiaco de especialidades. Este lugar se transformará en un lugar de peregrinación, como dijo el comisionado en su charla y oración. La escuela es para la cabeza, la atención médica es para las manos y el salón de oración es para el corazón. Con la combinación de estos tres ―cabeza, manos y corazón―, todas las personas de la comunidad, sobre todo los jóvenes, trabajarán junto con el gobierno para el progreso, la prosperidad y la paz de esta tierra.

Las bendiciones de Dios están aquí en abundancia, y traerán alivio en tiempos venideros, permitiendo que, año tras año, este lugar escale nuevas alturas. Regresaremos de nuevo el año que viene para ver la expansión de la escuela, así como la conclusión de las otras secciones. También llegaremos a ver el desarrollo del hospital y el inicio de un enorme salón de oración, para que la comunidad entera rece y todos sirvan juntos. (Aplausos)

Las bendiciones de Baba están hoy aquí para todos. Os deseamos lo mejor. Nuestra gratitud al rey, que ha dado un paso adelante para ayudar con un programa único, el primero que se organiza en Nigeria.

A nivel hospitalario, vamos a llevar a cabo cirugías cardiacas pediátricas, además de crear una asociación con el Hospital Enugu, completamente libre de costes. Los médicos están dispuestos. Ellos estarán aquí la primera semana de enero para operar a los niños de manera totalmente gratuita. Estos médicos vendrán de visita para realizar la siguiente serie de operaciones al menos cada seis meses. Poco a poco, este centro de atención quirúrgica crecerá hasta convertirse en un hospital especializado en el cuidado cardiológico, que se localizará justo aquí. Será uno de su tipo, ofreciendo servicios sin cargo de ningún tipo.

Esperamos con ganas nuestra próxima visita. Hasta entonces, os deseamos lo mejor y os transmitimos nuestras bendiciones. (Aplausos)

 (Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pinchar  más abajo)


Discurso Divino

8 de julio de 2019

Sayalar, Turquía

 

Donde hay unidad y pureza, hay divinidad. Puede haber unidad sin pureza o puede haber pureza sin unidad, pero en ninguno de esos casos habrá divinidad. No basta con que estéis unidos, también debéis ser puros. No basta con que seáis puros, también debéis estar unidos. En el mundo, muchas personas están muy unidas, pero no son puras, por lo que no pueden llegar a ser divinas; si vamos al caso, ¡muchos criminales están muy unidos! (Risas) Hay muchas personas buenas en el mundo que quieren hacer el bien, pero que no están unidas. Tampoco ellas son capaces de alcanzar la divinidad.

¡Fijaos en la paradoja! Los pecadores  no pueden lograr la divinidad, porque ellos tienen unidad, pero no pureza. Por su parte, los santos tampoco son capaces de obtenerla, porque ellos tienen pureza, pero no tienen unidad. ¡Pobre divinidad! (Risas) Sin embargo, la divinidad llega sólo a aquellos que están unidos y que también son puros.

Hay muchos países en el mundo; se está produciendo mucho trabajo en nombre de Swami. Es necesario que todos sepan que el trabajo de Swami se está manifestando sólo allí donde hay unidad y pureza. Donde hay personas buenas, pero que no trabajan en unidad, eso no está sucediendo, incluso aunque ellos piensen que todo esto es importante para Swami ―que los edificios son importantes o que los ashrams son importantes―, porque eso significa ¡que no han entendido lo que es el trabajo de Swami!

Para Swami, más que los edificios, los ashrams o los lugares, lo que importa son las personas. ¿Acaso no hay templos e iglesias vacíos? ¿Acaso no hay lugares abarrotados  plagados de crimen? Un lugar no atraerá en sí mismo a la gente; son las personas las que crean el lugar. Lo que le importa a Dios es la transformación de las personas implicadas en Su trabajo; eso es lo que quiere Dios.

¿Cómo se obtiene la unidad? Cuando sois capaces de pensar en los demás más que en vosotros mismos, lográis la unidad. Es entonces cuando podéis aceptar a otros y abrazar a otros, y así uniros. ¿Cuándo obtenéis pureza? Obtenéis pureza cuando sois capaces de hacer lo que es bueno para todos, y no sólo lo que vosotros queréis. Por consiguiente, la unidad se consigue cuando podéis poner a los demás primero y poneros vosotros los últimos. La pureza se obtiene cuando podéis hacer lo que es bueno para todos y no sólo lo que vosotros queréis.  Cuando concurren ambas cosas, el resultado es la divinidad, en realidad, cualquier labor divina.  Cuando se juntan estas dos cosas, se produce la transformación en el interior de todos; y entonces, lo Divino se manifiesta ahí en la forma de todo el buen trabajo que ocurre.   

Nadie en Turquía detuvo su trabajo, incluso pese a que perdieran a Kaya a mitad de camino. Todos se unieron más, con aún más unidad y pureza, para hacer que se manifestara el sueño de Kaya.

Aunque había muchas cabezas, sólo había un pensamiento;

aunque había muchos corazones, sólo había una emoción;

aunque había muchas cabezas, sólo había una tarea;

aunque había muchos implicados, todos trabajaron como uno.

 

Sucedió porque cada cual estuvo dispuesto a tragarse su propio orgullo y ego, a abrazar a cada cual y a aceptar las opiniones mutuas. Por encima de todo, ellos tuvieron esto en su mente: «Tenemos que hacer lo que es bueno para todos, lo que Kaya quiere, lo que Swami quiere y no lo que los demás o yo queremos».

 

 (Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pinchar  más abajo)


Discurso Divino

8 de julio de 2019

Sayalar, Turquía

 

La Creación entera ha emergido del amor.

En última instancia, la Creación entera se funde de vuelta en el amor.

Donde sea que contemplamos esta Creación, sólo vemos amor.

No hay lugar donde el amor no exista.

Éste es el principio del amor puro.

(Poema telugu)

 

 ¡Queridas Encarnaciones del Amor!

El sentimiento más hermoso en este mundo es  ser amado y amar. Cuando uno ama y es amado, en ese momento, se siente divino. Este amor no debe confundirse con sentimientos mundanos que son propensos a  apegos y  expectativas. El amor divino es el que se halla libre de toda expectativa, todo deseo y todo apego. Cuando se experimenta este tipo de amor, libre de todo deseo, en verdad, se experimenta a Dios. Prema Yoga significa «el amor que os une a Dios». El amor que os hace uno con Dios es el amor que se debe cultivar.

Podéis creerlo o no, pero Mi deber es decíroslo, y así lo haré: el mundo que veis no es todo lo que existe; hay mucho más que lo que veis sólo con vuestros ojos. De hecho, ¡lo que percibís con los ojos es sólo una ilusión! Lo que realmente existe es mucho más grande y se encuentra  más allá de todo esto.

Cuando llegamos a este lugar por la mañana, y estaban sonando todas las maravillosas oraciones y canciones, lo que Yo presencié no fue sólo a todos vosotros sentados en este pabellón, sino también a muchos cientos de seres alrededor de este lugar. Algunos descendían del cielo, algunos emergían de la tierra y otros flotaban en todas las direcciones ―miles y miles de ellos―, ¡y luego vino Kaya! (Aplausos)

Le pregunté:

―¿De dónde has venido?

Él dijo:

―Del mismo lugar de donde vienes Tú.

Cuando Kaya estaba a punto de dejar su cuerpo, padeció un poco de sufrimiento físico, un poco de dolor, lo que es natural cuando llegáis a esa edad. Todos querían que él continuara viviendo. Intentaron todo tipo de cosas desde el punto de vista médico, haciendo todo lo posible para que él saliera adelante. Sin embargo, en el fondo de su corazón, él no dejaba de rezar: «Swami, por favor, llévame; por favor, ¡libérame de esta atadura!».

Vine y le pregunté:

―Kaya, si dejas este kaya ―que significa cuerpo―, ¿cómo vas a venir y visitar de nuevo este lugar?

Él sonrió y dijo:

―Swami, este kaya es maya; este cuerpo es una ilusión. Del modo en que Tú vendrás para la inauguración, ¡Yo también vendré de la misma manera!

Hoy, él vino de esa misma forma. (Aplausos)

 

(Para leer el discurso entero en inglés, se ruego pinchar debajo)

 


Discurso Divino

16 de junio de 2016 Sesión de mañana

Encuentro de jóvenes, Best Western Inn, Milpitas, California

Un buen profesor es aquel que alienta a los estudiantes, diciéndoles: «No os preocupéis; es muy fácil. Si yo pude aprenderlo, vosotros podéis aprenderlo también». Un mal profesor es aquel que asusta a los estudiantes, diciendo: «Es muy, muy difícil, casi imposible de lograr. Lo encontré increíblemente difícil y, si a mí me ha costado tanto, ¿qué esperanza os queda a vosotros?». Es muy fácil llegar a ser Dios y muy difícil seguir siendo humano. Esa es Mi opinión; puede diferir de lo que dijo Narasimha Murthy.

Es muy fácil ser divino, porque eso es lo que sois. Si sólo tenéis que ser lo que sois, entonces, es natural para vosotros, es simple para vosotros, es fácil para vosotros. Si tenéis que ser algún otro, entonces, va a ser difícil; va a ser una carga. Si un chico tiene que ser un chico, es muy fácil, pero si él tiene que actuar como una chica en una obra de teatro es difícil, porque tiene que ponerse maquillaje, llevar un disfraz y comportarse como una chica. Vuestra verdadera naturaleza es divina y es muy fácil para vosotros ser divinos.

Todo el dolor, todo el pesar, todas las dificultades que enfrentáis en vuestra vida se deben a que estáis tratando ser algo diferente de lo que realmente sois. Aferraros a esa imagen, a esa identidad, a ese papel que no sois está causando todas las dificultades, aflicciones y sufrimiento. Si llegáis a ser lo que en verdad sois, será muy, muy fácil; de hecho, ¡eso no requiere esfuerzo en absoluto! Aferrarse a algo es difícil; tenéis que hacer un esfuerzo para agarraros a ello. Soltar algo es muy fácil. Es opinión Mía que la espiritualidad ser divinos, ser lo que soises lo más fácil que podéis hacer; más fácil que beber un vaso de agua. Creed esto por encima de todo, porque sois divinos y es fácil ser lo que sois, pero es difícil que seáis lo que no sois.

(Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pichar debajo)