Menu

Cart

  

EXTRACTOS DE LOS DISCURSOS DIVINOS

      Saiprakashana.online

 

Discurso Divino

16 de junio de 2016 Sesión de mañana

Encuentro de jóvenes, Best Western Inn, Milpitas, California

Un buen profesor es aquel que alienta a los estudiantes, diciéndoles: «No os preocupéis; es muy fácil. Si yo pude aprenderlo, vosotros podéis aprenderlo también». Un mal profesor es aquel que asusta a los estudiantes, diciendo: «Es muy, muy difícil, casi imposible de lograr. Lo encontré increíblemente difícil y, si a mí me ha costado tanto, ¿qué esperanza os queda a vosotros?». Es muy fácil llegar a ser Dios y muy difícil seguir siendo humano. Esa es Mi opinión; puede diferir de lo que dijo Narasimha Murthy.

Es muy fácil ser divino, porque eso es lo que sois. Si sólo tenéis que ser lo que sois, entonces, es natural para vosotros, es simple para vosotros, es fácil para vosotros. Si tenéis que ser algún otro, entonces, va a ser difícil; va a ser una carga. Si un chico tiene que ser un chico, es muy fácil, pero si él tiene que actuar como una chica en una obra de teatro es difícil, porque tiene que ponerse maquillaje, llevar un disfraz y comportarse como una chica. Vuestra verdadera naturaleza es divina y es muy fácil para vosotros ser divinos.

Todo el dolor, todo el pesar, todas las dificultades que enfrentáis en vuestra vida se deben a que estáis tratando ser algo diferente de lo que realmente sois. Aferraros a esa imagen, a esa identidad, a ese papel que no sois está causando todas las dificultades, aflicciones y sufrimiento. Si llegáis a ser lo que en verdad sois, será muy, muy fácil; de hecho, ¡eso no requiere esfuerzo en absoluto! Aferrarse a algo es difícil; tenéis que hacer un esfuerzo para agarraros a ello. Soltar algo es muy fácil. Es opinión Mía que la espiritualidad ser divinos, ser lo que soises lo más fácil que podéis hacer; más fácil que beber un vaso de agua. Creed esto por encima de todo, porque sois divinos y es fácil ser lo que sois, pero es difícil que seáis lo que no sois.

(Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pichar debajo)


Discurso Divino

14 de marzo de 2019

Kuala Lumpur, Malasia

 

En el Universo entero, Dios resplandece;

en Dios, el Universo entero brilla.

Esta relación entre Dios y la Creación es inseparable.

Ésta es la verdad que deseo deciros. (Poema telugu)

 

(Hablando del anfitrión) Cuando veníamos en el coche ahora mismo, él me estaba haciendo muchas preguntas, ¡tal y como es su mala costumbre! Él mencionó: «¡Qué afortunado soy! Dios está sentado a mi lado. Estoy llevando a Dios en mi coche. ¡Ni siquiera puedo comprender cuán afortunado soy!». Él repitió: «Es muy fascinante tener a Dios a mi lado».

Yo le dije: «Es mucho más fascinante el hecho de que tú estás siempre en Dios. Todo es Dios y Dios se encuentra en todas partes».

Cuando en una ocasión un discípulo le preguntó a su maestro «¿dónde está Dios?», el maestro respondió: «¿Dónde Dios no existe?».

Esta sensación tan fascinante se halla en el Universo entero. Es Dios y sólo Dios lo único que existe. En la brisa que sopla, en el agua que fluye, en el fuego que arde, en las hojas de los árboles, en las flores y los frutos, en la tierra y en el cielo; no hay lugar donde Dios no exista. Aquel que realiza esta verdad es un hombre de sabiduría, puesto que tal persona trasciende todas las diferencias y ve la unidad en la diversidad de este universo. Esta visión de unidad en la totalidad de la Creación libera a esa clase de persona. La persona queda realizada, y ésta es la sabiduría definitiva, ese es el estado último que cualquiera puede alcanzar. Tras alcanzarse ese estado, no queda nada más por conocer; tras contemplar esa visión, no queda nada más por contemplar; tras experimentarse todo eso, no queda nada más por experimentar. Esta visión de unidad es la experiencia espiritual suprema. Es el final de todos los pesares, la consumación de todas las austeridades espirituales.

El propósito de establecer aquí este ashram es hacer posible que el hombre se concentre y realice esta singular presencia de Dios en el universo entero; que vea y experimente la unidad, y de este modo, que realice su propia divinidad. Esa es la aspiración de este ashram: que cada cual vea a Dios en todo, en todas partes y en todos.

Yo invito a todos y cada uno del Universo entero a venir y experimentar a Dios, a participar en los eventos de este ashram, a realizar a Dios y, finalmente, ¡a encontrar la paz y la dicha más elevadas que sólo esta realización puede conferir!

 

(Para leer el discurso completo en inglés, se ruega pinchar debajo)


Discurso Divino

8 de abril de 2019

Roma, Italia 

La gracia de Dios es para uno y para todos ‒nunca hay discriminación‒, pero, si vuestro corazón está cerrado, no comprenderéis, al igual que la luz del sol no entra en una habitación cuando cerráis todas las puertas y ventanas. De modo similar, en lo que respecta al servicio de comida, debéis servir a cada uno sin ninguna diferenciación. Cualquiera con hambre merece alimento y se halla cualificado para recibir la gracia de Dios.

Ahara nidra bhaya maithunam cha samanyam etat bhasubhir naranam

 (Cuatro instintos son comunes a los animales y al ser humano:

El hambre, el sueño, el miedo y la procreación). 

Éstos son comunes a todos los pájaros, los insectos, los animales y los seres humanos. Todos ellos necesitan vivir de acuerdo a estos instintos. El hambre es el más común y básico de los cuatro. Los insectos tienen hambre, los pájaros tienen hambre; los animales, los humanos e incluso Dios: todos sienten hambre. Puesto que el hambre es común a cada cual, por consiguiente, los une a todos. Puede que no entendáis los miedos o las preocupaciones de alguien ni sus problemas de salud ni sus dificultades personales, pero ¡todos podéis entender el hambre! 

Alguien puede haber perdido a un padre o a una madre y puede que esté sufriendo, pero otra persona que no haya perdido a ninguno de sus progenitores no comprenderá ese dolor. Algún otro con un problema coronario puede tener dolor, pero otra persona que no tenga problemas de corazón no entenderá ese dolor. Sin embargo, el hambre es algo que todos y cada uno comprenden, tanto los ricos como los pobres, tanto el que tiene una afección cardiaca como el que no la tiene: todos entienden en qué consiste tener hambre. 

Por lo tanto, cuando ofrecéis servicio a los hambrientos, podéis realmente entender lo que se siente. Si rendís un servicio sin entenderlo de verdad, se convertirá sólo en trabajo, no en adoración. Cuando obráis con empatía, vuestro servicio tiene mucho más sentido. El hambre es algo que todos vosotros podéis entender. Incluso los reyes más renombrados se pondrán furiosos si se les obliga a pasar sin desayuno o sin almuerzo. Sin importar que otras desigualdades existan, el hambre es la necesidad común en toda la Creación. Esto puede ayudaros a entenderos los unos a los otros como convivientes en la Creación de Dios. Todos sois capaces de sentir el dolor de los demás y de preocuparos lo suficiente como para ayudar a disolver el dolor de los otros. 

 

(Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pinchar debajo)

 

 


Discurso Divino

8 de abril de 2019

Roma, Italia 

manushyanam sahasreshu kaschid yatati siddhaye

yatatam api siddhanam kaschin mam vetti tattvatah

(De entre muchos miles de hombres, uno de ellos puede empeñarse en conseguir la perfección, y de entre aquellos que han alcanzado la perfección, apenas uno Me conoce de verdad).

De entre miles de personas que tienen la impresión de haberlo intentado, quizás una persona llega finalmente a conocerme. Por lo tanto, no es una sorpresa que de entre billones de personas sobre la Tierra, sólo unos pocos de vosotros estéis aquí presentes, en un esfuerzo por conocerme. Sería sorprendente si más de uno o dos de vosotros hacen, de hecho, el suficiente esfuerzo continuado como para llegar realmente a conocerme, pues conocer a Dios hay que ganárselo. Es sólo para aquellos que desean a Dios, excluyendo todo lo demás. Dios no puede ser uno de tantos en vuestra vida. Cuando Dios sea en efecto el único, conoceréis a Dios en el verdadero sentido.

Siento mucho amor por dos países, y el nombre de ambos comienza con la letra “I”, al igual que en “Yo soy Yo”[1]. Como sabéis, un país es la India. ¿Podéis adivinar el otro país? Sí, ¡Italia! ¿Por qué amo estos dos países? Es porque en ellos hubo hombres y mujeres que se apartaron del mundo y transitaron con valor la senda de Dios. Hay muchas personas de estos dos países que recorrieron esta senda de Dios con exclusión de todo lo demás. A ellos no les importó dejarlo todo por Dios, incluyendo su vida. Esta devoción plena se ve sólo en estos dos países. 

A menudo he declarado que si la India es la locomotora al frente, Italia debería ser el motor en la parte posterior. Todos los demás países son como los otros vagones del tren. Sólo cuando la India tire del frente e Italia empuje desde atrás, este tren del mundo podrá moverse hacia Dios. Es extremadamente importante hacer esto hoy, en vez de hacerlo en un tiempo futuro. Gran parte de este movimiento inquebrantable hacia Dios yace ahora en vuestros hombros. Si algunos de vosotros, o todos, decidís volveros hacia Dios, haced el esfuerzo necesario y, al final, realizad a Dios y llegad a ser Él; entonces, hay un futuro para este mundo. Espero y deseo ver a muchos que utilizan esta oportunidad para conducir al mundo por esta senda de Dios. Eso es todo lo que deseo decir.

 

[1] N. del T.: En inglés, «yo es yo» se escribe como «I am I».

(Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pinchar debajo)


Discurso Divino

3 de abril de 2019

Chigwell, Reino Unido

Vedaham  samateetani vartamani cha arjuna

bhavishyani cha bhootani mam tu veda na kashchana

(Conozco todo lo que ha sucedido en el pasado, todo lo que está ocurriendo en el presente y todas las cosas que todavía han de suceder. También conozco a todas las entidades vivientes; sin embargo, ¡nadie Me conoce a Mí!)

bahuni ma vyatitani janmani tava carjuna

tany aham veda sarvani na tvam vettha parantapa

(Tú y Yo hemos pasado a través de muchos, muchos nacimientos. Yo puedo recordar todos ellos, ¡pero tú no puedes!)

Éstas son las palabras del Señor Krishna en el Bhagawad Gita. Es la historia de Dios y el hombre. Dios, que lo sabe todo, se comporta como si no supiera nada, y el hombre, que no sabe nada, ¡se comporta como si lo supiera todo! La verdad dista de esto. Quién debe estar dónde, en qué lugar, haciendo qué trabajo, de qué manera: todo esto ya lo conoce Dios. Aun así, Él se comporta como si no supiera nada, cuando los demás a Su alrededor piensan que ellos saben más.

​¿Qué es lo más importante del Reino Unido? Primero, debe haber unidad, y entonces el reino le seguirá. ¿Dónde se encuentra el reino sin unidad? La unidad es lo más importante. Por ejemplo, en el interior del hombredebe haber unidad de pensamiento, palabra y acción: dentro de una familia, debe haber unidad entre el esposo, la esposa, el padre, la suegra, los primos, entre todos; en la sociedad, donde trabajáis juntos, la unidad es lo más importante. Cuando estéis unidos, entonces eso llegará a ser el reino de Dios. Eso es lo más importante en sociedad, en la familia y en la propia vida personal.

​Aquel que desarrolla esta unidad desarrolla divinidad. La unidad conduce a la pureza y la pureza conduce a la divinidad. Aquel que permanece unido en pensamiento, palabra y acción se vuelve una persona pura, y aquel que se vuelve puro, llega a ser divino.

  

(Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pinchar debajo)

 


Discurso Divino

5 de agosto de 2018

Singapur 

Aunque existen muchos tipos de ornamentos, el oro es oro;

aunque existen muchos tipos de vacas, la leche es leche;

aunque existen muchos tipos de prendas, el hilo es hilo;

aunque existen muchos tipos de fes y creencias, el destino es uno y el mismo.

 

Sin saber esta verdad, perdidos en la ignorancia,

los individuos muestran una comprensión variable y encuentran diferencias.

¿Qué más puedo decirle a esta augusta asamblea de personas nobles

en esta auspiciosa ocasión, más que eso, que, al final, todo

es Uno? (Poema telugu)

¡Queridas encarnaciones de la Divinidad!

            Aquel que conoce la verdad ve unidad en la diversidad, mientras que aquellos de comprensión limitada ven diversidad en la unidad. Desde tiempo inmemorial, las Escrituras han declarado: Ekam sat viprah bahudha vadanti, sólo existe una verdad, aunque diferentes personas la llaman por diferentes nombres; Ekameva adviteeyam brahma, sólo existe Uno sin segundo; Ekoham bahusyam, sólo existe el Uno, que se convierte en muchos.

            Así pues, el énfasis en la unidad de la Creación entera siempre estuvo presente. Considerad cualquier pensamiento, cualquier creencia, cualquier religión o cualquier maestro. Jesús mismo dijo: «Todos son Uno, Mi querido hijo, trata a todos por igual». ¿Cómo vais a entender lo que Él quiso decir con «todos son  Uno»? Una mujer tiene un aspecto distinto al de un hombre; un niño, diferente al de un anciano; una vaca, diferente al de un perro; un árbol, diferente al de una mesa. ¡Todo esto parece ser cosas distintas! ¿Cómo puede haber sólo uno?

            Si hay unidad en la Creación, la respuesta no se encuentra en las apariencias externas. Con el mismo azúcar, uno puede crear muchas clases de dulces para satisfacer los gustos y aversiones de varias personas en un día festivo. Una madre puede hacer un dulce que al esposo le gusta y hacer otro que le gusta al hijo. Los dulces pueden parecer diferentes en color, tamaño, forma y peso. Sin embargo, la dulzura es una y la misma. Esa es la unidad de la que han hablado todos los maestros.

            Como dijo Narasimha Murthy, aquellos que tienen una visión profunda, que entienden esta verdad, piensan en el mundo entero como una sola familia. Vasudhaiva kutumbakam: el mundo entero es una familia. Todos vosotros sois hermanos y hermanas; esa es la hermandad del hombre y la paternidad de Dios. A fin de experimentarlo, tenéis que hacer todos los esfuerzos posibles a lo largo de vuestra vida.

 

(Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pinchar debajo)


Discurso Divino

31 de marzo de 2019

Dubái

Shareeram suroopam tatha va kalatram

Yashashcharu chitram dhanam merutulyam

Guroranghripadme manashchenna lagnam

Tatah kim tatah kim tatah kim tatah kim

(El cuerpo de uno puede ser hermoso, la esposa de uno puede ser atractiva; la fama personal puede difundirse a lo largo y ancho; la riqueza propia puede ser enorme y estable como el Monte Meru; no obstante, ¿qué importancia tiene todo esto, si la mente no se enfoca con devoción en los pies de loto del gurú? En verdad, ¿de qué sirve todo esto?).

Un cuerpo hermoso, nombre y fama, una esposa bella o riquezas como montañas no sirven de nada si vuestra mente no se apega a los pies del gurú, puesto que el gurú es quien os guía a través de este laberinto de la vida.

Todo esto enseña que la vida es una trampa que os hace temer. Yo modificaré esto para decir que la vida es un juego. Un juego cuenta con equipos rivales, normas y ciertas restricciones, pero uno lo juega por su propio entretenimiento y por el entusiasmo de ganar el juego al final. Por lo tanto, la vida es un juego. Cada juego necesita un coach, un instructor que os dice cómo jugar de manera limpia y apropiada, ajustándose a las normas. Disfrutad el juego y, al final, ¡experimentad la emoción de haber finalizado y haberlo ganado!

El gurú es aquel que os asesora sobre cómo jugar el juego de la vida. Esa es la razón por la que el gurú es tan importante. Cuando aterrizáis en un lugar, es fundamental contar con alguien que conozca el lugar. Como un guía, que pueda deciros dónde viajar para alcanzar una dirección en particular. Del mismo modo, todos vosotros habéis aterrizado en este mundo sin saber cómo vivir vuestra vida adecuadamente. ¿Qué es lo que hay que hacer? ¿Qué es lo que hay que evitar? El gurú os explica el modo de conducir vuestra vida. No es muy complicado; es bastante sencillo. 

El viaje, el juego, es desde «yo» hacia «nosotros» y hasta «Él»; desde simplemente «yo, mí, mío y yo mismo», hacia «nosotros, nuestro y nosotros mismos» y, finalmente, hasta «Él, Suyo y Él mismo». Así pues, es un trayecto desde pensar de modo egoísta sólo acerca de vosotros mismos, hasta comenzar a pensar de manera desinteresada sobre todos a vuestro alrededor, hasta el punto de que, al final, no tengáis otro pensamiento en vosotros más que el de Dios; entonces, habréis ganado el juego. Hasta que aprendáis esto, tenéis que seguir regresando. Desde «yo, yo, yo», esto continúa hasta que os trasladáis al próximo estado de «nosotros», y, a menos que os fundáis en «Él», el juego no llega a su fin.

(Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pinchar debajo)


Discurso Divino

26 de septiembre de 2018

Escobar, Argentina

Lo que pensáis que existe, en verdad no existe, y lo que pensáis que no existe, de hecho existe.

Puesto que lo que verdaderamente existe es la Divinidad, que lo permea todo, y lo que no existe es la ilusión de este mundo. (Poema telugu

 

¡Queridas Encarnaciones de la Divinidad, devotos y dignatarios!

                Al igual que sólo existe realmente un sol, pero que se refleja en todos los estanques y charcos como muchos, del mismo modo, sólo existe un Dios, existe una Divinidad, que se refleja y se ve en cada ser y en todo. La persona que ha desarrollado este conocimiento de la unidad en verdad se convierte en una encarnación del amor, pues el fin del conocimiento es el amor, y donde hay amor, hay paz. A menos que uno vea la unidad, no es posible desarrollar amor, y, a menos que uno desarrolle amor, no es posible tener paz. Por lo tanto, el amor y la paz son como las dos caras de la misma moneda. Aquel cuyo corazón está lleno de amor, nacido de la realización de que sólo hay uno y no dos, siempre estará en paz y mantendrá la paz en todos alrededor. Sin embargo, aquel que ve diferencias nunca podrá tener esa pureza de amor y, por lo tanto, nunca tendrá paz.

Mucha gente ha hablado acerca de esta unidad subyacente y de la unidad de toda la Creación. Han hablado acerca de la misma Divinidad venerada en diferentes credos, de maneras diferentes. El embajador de la India está aquí y quiere transmitir lo que la India desea transmitir a Argentina. De algún modo, también Yo soy un Embajador de la India que dice que sólo existe uno, pero que es conocido por diferentes nombres. Podéis llamarlo por cualquier nombre, podéis adorarlo en cualquier forma; al final, todo va a una misma fuente. Sólo este conocimiento puede llevar amor a la humanidad, y cuando todos tengan amor en su corazón, la paz llegará de manera natural.

(Para leer el discurso entero en inglés, se ruega pinchar debajo)